Noticias

 

Plentzia acogerá entre los días 17 y 28 de febrero la exposición “Descubre la baja visión”, una muestra que tiene como objetivo transmitir de forma didáctica cómo es el día a día de las personas con baja visión y sensibilizar a la ciudadanía acerca de esta realidad.

En esta exposición -organizada por la asociación Retina Bizkaia Begisare y que recala en Goñi Portal con el apoyo del Ayuntamiento de Plentzia- las y los visitantes descubrirán lo que es la baja visión y conocerán sus diferentes síntomas a través de ilustraciones. La muestra consta de doce roll-ups y una pantalla que emitirá los spot de animación que forman parte de la campaña de sensibilización de Begisare. Se completa con una APP gratuita llamada “Tengo baja visión” que se puede descargar en el móvil.

Esta es la primera ocasión en la que esta muestra sale de Bilbao y se pone en marcha en una localidad de Bizkaia. Desde su inauguración ha recorrido ya seis centros cívicos de la capital vizcaína, el Bizkaia Aretoa y los espacios expositivos del Mercado de la Ribera, el Mercado del Ensanche y el Centro Comercial Zubiarte. Desde Begisare animan a otras localidades a recoger el testigo y seguir los pasos de Plentzia animándose a llevar a sus centros culturales y sociales esta exposición didáctica y solidaria.

¿Y qué es la baja visión?

La baja visión es la afección que tienen las personas que han sufrido una importante merma en su capacidad visual sin llegar a la ceguera. Se trata de una disminución en la capacidad visual que no puede ser corregida con gafas y/o cirugía. Esta circunstancia supone que las personas afectadas encuentran muchas dificultades e impedimentos para realizar algunas tareas cotidianas. Un 2% de la población está afectada de baja visión, lo que supone en torno a las 23.000 personas en Bizkaia. La baja visión, aun siendo tan prevalente, es una gran desconocida. La exposición que ahora recala en Plentzia busca precisamente difundir su conocimiento haciendo hincapié en el hecho de que las personas que la viven, aunque no son ciegas, sufren graves problemas de visión que les dificultan la realización de tareas cotidianas. A estas trabas se suma la incomprensión social, puesto que no son fáciles de identificar: sus ojos no muestran ningún tipo de discapacidad y se puede llegar a malinterpretar su comportamiento.

Un distintivo a difundir

Es por ello, que esta exposición busca también difundir el distintivo “Tengo baja visión”, que tiene como imagen un gran, redondo y vistoso ojo verde, que es una herramienta ideada para que las personas en esta circunstancia puedan ser reconocidas e identificadas por los demás y así, sea más sencilla su interacción en sociedad.

No todas las personas con baja visión ven igual. Algunas han perdido la visión central y no pueden leer o reconocer rostros, mientras que otras han visto muy reducido su campo visual y solo ven por el centro, de manera que distinguen detalles pero se enfrentan a serios problemas de movilidad, y acaban chocando contra objetos u otras personas que quedan fuera de su campo visual. Algunas no ven con poca luz, otras ven las imágenes parcheadas, o distorsionadas, o no distinguen los colores.